Así lo expresó el diputado nacional y referente en política económica del Frente Renovador, Marco Lavagna,  luego de que la moneda estadounidense superara la barrera de los 30 pesos e incluso en algunas casas de cambio llegase a venderse a $31. Al respecto, aseguró: “La suba del dólar genera inflación y todos, aunque sea de manera indirecta, nos vemos perjudicados.  Al tipo que va a cargar nafta quizá no le importe el precio del dólar, pero sabe que si aumenta también sube el litro de combustible”.

El dólar cerró a $30,68 el lunes, un récord histórico, acumulando una suba del 3% en un solo día. Si bien en la mañana del martes la moneda estadounidense abrió con una baja de alrededor de 70 centavos y la cotización rondó los $29,97, por la tarde volvió a superar la barrera de los $30. Sobre esta crisis en la política cambiara, el referente económico de la fuerza que lidera Sergio Massa sostuvo: “Cuando se mueve el dólar es porque la economía está mal y va a tener un impacto en la inflación. Si el aumento del dólar no afecta en forma directa a la gran mayoría de las personas es porque ya están preocupadas por los pesos que no le alcanzan para llegar a fin de mes”.

Sobre los créditos que se ajustan por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) indicó: “Las personas que sacaron un crédito UVA en dólares claramente están afectadas, porque les afecta directamente. Pero todos, aunque sea indirectamente, nos vemos perjudicados porque la suba del dólar genera inflación. Al tipo que va a cargar nafta quizá mucho no le importe el precio del dólar, pero sabe que si aumenta también sube el litro de combustible. El problema es cómo evitar que cada suba del dólar tenga un impacto sobre una economía muy golpeada”.

“El Gobierno entró en un círculo vicioso del que no sabe cómo salir. Sigue cometiendo los mismos errores y depende permanentemente del ajuste para darle señales al mercado y que lo financien. De esta manera, no cierra la economía. El Gobierno debería dar un giro de 180 grados en su política económica y empezar a ver cómo reactivar el mercado interno y las Pymes. Ellos siguen encerrados en su lógica y como el FMI les dio un crédito adicional, se complican más.  Creen que solo con ajuste solucionan los problemas pero si no empiezan a arreglar el deterioro social y el día a día de nuestra economía, van por mal camino”.

Por último, aseguró: “El mal momento que estamos atravesando es principalmente responsabilidad de la política económica que está llevando adelante este Gobierno. La famosa herencia es complicada, pero también han empeorado todos los indicadores. Si a la inflación le sumamos la deuda y los problemas para renovar las Letes, todo esto sigue presionando en nuestra economía aumentando la inestabilidad. Hay que ver si la visita del FMI le permite a la Argentina flexibilizar las condiciones que acordaron y así traer un poco de tranquilidad”.